google.com, pub-5910565945802022, DIRECT, f08c47fec0942fa0
top of page

Subscribe to our newsletter - Don't miss it!

¡Saca del mueble esa puta cámara!


Ya me iba picando el gusanillo de verla ahí, y ayer fue el día, ¡Poj claro que sí!, han pasado 5 meses desde la última, para ser precisos desde abril.

Ha habido mucho trabajo de ése que no me gusta hacer, el diario, el monótono, el aburrido, el mío que tengo, el que esclaviza y tortura pero que paga la facturas, las birras que ya no bebo, los canutos que ya no fumo y los viajes que ya no viajo, ¡viejo que de mí! a 5 meses del mes de abril. Empecé un negocio con muchas ganas, poca pasta, carácter alegre y alguna pena, de éstas última ni me quejo ni lo escribo, lo soporto como cualquiera que mochila lleva. Lo pienso dos veces después de leerlo y no lo llames negocio sino autoempleo, en fin, es lo mío, es lo que tengo y agradecido, que es un adjetivo perteneciente al bien nacido.

Baterías descargadas, la cámara en un mueble guardada, una web que pago pero que está abandonada, algunas ideas en mi cabeza que venían y no se escapaban. Fotos, fotos, fotos y fotos es lo que me pide el cuerpo, ¿qué le puedo dar yo al mío, este cuerpo tan inquieto? Fotógrafo que cámara guarda es como futbolista que botas cuelga, es llegar a los sesenta y cinco y verte con los colegas en las obras, es ser aquel maestro que ya a nadie enseña. ¿Qué cojones hacen mis baterías descargadas? ¡Saca del mueble esa puta cámara!


26 views0 comments
bottom of page