Preparados, listos, Yo



Que las reglas están para seguirlas es una verdad tan universal como que hay algunas que se deben modificar. Quizá esta entrada sea muy inconsciente por mi parte, quizá lo sea atrevida pero me voy a defender con imágenes.

Intervenir en la escena en la fotografía callejera es jugar sucio, el poner a tu primo a saltar charcos ya se le ocurrió a una de las miradas hace tiempo y hoy en día hay gente que aún pone a colegas en las esquinas para ahorrarse tiempo de espera a ver si ocurriese algo y por tener más likes en una foto que al final es sólo una foto, en mi pueblo a esto se le llama trampas, no street photography.

Pero ¿qué narices es la street photography? Intentaré dar sólo mi opinión ya que las hay de muchos colores.... Desde muy chico me ha gustado mucho estar en la calle, andar, indagar, observar, escuchar, oler…la calle es el escenario de la vida y nosotros, los transeúntes, somos en cierto modo los actores sobre ese escenario. La fotografía de calle para mí es captar todo aquello que ando, indago, observo, escucho, huelo ... en ése escenario que no sólo tiene porqué ser la calle, también el metro, museos, en el transporte público, en la carretera, en mi portal…. es fotografiar un momento y hacerlo bonito, fotografiar la vida, dar mi opinión con una imagen que ha de ser cándida.

Participar en la escena no está prohibido, al menos para gente que se gusta mucho como pasa conmigo mismo, el autorretratarse mola mucho, mola tanto que ya lo hicieron Velázquez y el Greco en sus obras Las Meninas y El entierro del Conde de Orgaz respectivamente, con dos bemoles, aunque quizá ellos no hicieran pintura de calle, Vivian Maier practicaba el autorretrato de 9 a 18 de Lunes a Viernes. Que tu sombra o tu reflejo sea parte de la escena es como firmar un cuadro con mayúsculas, es un sello personal que pone el fotógrafo porque sí, porque sino quien narices nos va a fotografiar a nosotros que siempre estamos detrás del visor. La sombra y el reflejo si están permitidos pero todo lo demás, Santo Tomás!, no, porque es modificar una escena y eso está prohibido en la fotografía callejera.

Mucha de la fotografía callejera de hoy en día es sinónimo de ennegrecimiento de los sujetos en zonas claras, aclaramiento de sujetos en zonas oscuras, a paisanos caminando perpendicularmente a una pared,, a 64 gigas de memoria para disparar a todos con quien nos cruzamos, a viñeteos constantes, adulaciones a clásicos y famosetes de cámara en mano y a mucha crítica por parte de todos los que a diario hacemos fotos, yo critico y soy criticado.

Criticado porque he ¨modificado¨ una escena y porque lo defiendo. La foto que abre esta entrada es una escena en una calle de Hong Kong, hay unos señores vertiendo agua del mar para suministrar a las pescaderías donde venden pescado vivo, una escena como otra cualquiera en cualquier parte del mundo, pero con un detonante, se me ocurrió sacar mi botella de agua y junto con mi mano hacerla formar parte de la escena, haciendo que la toma sea cuando menos, un pelín más creativa. Pero eso está prohibido, colocar tu mano en la toma es como poner a tu primo a saltar charcos, a tu novio en un chiringuito donde la botella de cocacola está a la altura del origen del mundo, a unos cuantos niños en la India sumergiéndose en el Ganges mientras otro se tira de un altillo....esos si que son pillos!!!

No quiero que me den la razón ni convencer a nadie, pero el sacar la botella y hacerla participe en menos de un minuto no lo considero prepararse una escena, no es dirigir a unos modelos durante cierto tiempo, sino un aire de creatividad que creo debe ser considerado más allá de todas las yuxtaposiciones que a todo el mundo le gusta. Si en vez de mi mano y la botellita es el vaso de una señora que pasa por la escena bebiendo un Paladín Instantáneo a la leche hirviendo y hago coincidir el chorro del agua con su vasito, hubiera sido un momento bárbaro, una foto potente que no conseguimos con frecuencia y muchas veces lo hacemos gracias al azar, esta foto de arriba no es azar, tampoco es buena, pero si abre debates.

He posteado esta fotografía en un grupo de fotografía dónde hay muchos compañeros y amigos fotógrafos, algunos muy buenos y otros con menos suerte, algunos ofendidos, otros con opinión distinta a la mía y otros con la misma, la he defendido en un club de fotografía en Hong Kong donde ha pasado lo mismo, gente que sí y gente que no, creo que tiene cabida un poco de creatividad en la street photography.

Yo voy a seguir haciendo fotos, de las que hago, sin ennegrecer al sujeto, lo siento, de nunca me ha gustado, en algunas sacaré a pasear mi mano y quien sabe el qué más, pero como dicen en mi pueblo, basta matar a un gato para que te digan matagatos.


31 views
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Pinterest
  • Instagram

Observing has never been easier 

Start a conversation:

info@miguelitor.net

+852 61554166

Legal:

Privacy

Terms

About me

Team Building for companies

My book:

Ping Pong

© 2016 Miguelitor Photography